Upcycling: 100 sillas en 100 días

Upcycling

En el país de las sillas conviven las sillas feas, las  viejas, las horteras, las de diseño y luego están las sillas de Martino Gamper, que son harina de otro costal. Martino es un diseñador italiano que vive en Londres y que realizó un proyecto de diseño que consistía en crear 100 sillas en 100 días. Su misión era crearlas a partir de otras que le dieron sus amigos y que encontró en la calle. Su motivación para hacer semejante proyecto de upcycling fue vivir el proceso de concebir las sillas eliminando cualquier expectativa sobre crear la silla perfecta.

Las sillas provocadoras de Martino Gamper

Las sillas de Martino Gamper son piezas diseñadas a partir de los principios del “upcycling”.

Para él la magia habitaba precisamente en las limitaciones: el material, el diseño de las sillas y el tiempo disponible para hacerlas. Pasó dos años recogiéndolas de aquí y de allá, y desde ahí empezó un proceso de investigación para crear sillas útiles a partir de la mezcla de elementos estructurales y estilísticos de las que había recopilado. El resultado fue un abanico de posibilidades en tres dimensiones con el que quiso cuestionarse la idea de que aquello que se diseña desde cero es superior en aspectos funcionales y estéticos a aquello que está trabajado a partir de objetos existentes.

Porque precisamente lo que hace que estas piezas sean tan especiales es que respiran celebración por la diversidad y por la historia que llevan encima. La sorpresa de lo innovador con el encanto de aquello que está “vivido”. Observándolas, casi podemos imaginar el contexto que habitaban antes de su segunda vida. Hacer 100 sillas en 100 días implica una actividad frenética que no admite tiempo a las elucubraciones. Significa crear un camino alternativo a la idea de que para hacer algo, hay que tener un plan completamente cerrado y luego ejecutarlo. Probablemente ir trabajando cada día en el proceso, dejando puertas abiertas, permite abrir posibilidades que los planes cerrados a cal y canto ni siquiera pueden atreverse a soñar.

Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

EmailEmail
Pinterest